bilingüismo

Lo que dicen los investigadores sobre el bilingüismo antes de los 10 años

¿Sabía que más de la mitad del mundo es al menos bilingüe?

En Rusia, el ruso es la lengua estatal; 37 lenguas estatales en las repúblicas de la Federación Rusa; más de 15 lenguas con estatus oficial. India reconoce 24 lenguas oficiales, Sudáfrica tiene 11 y Zimbabue 16. Incluso en países como Australia, donde el inglés es la lengua de facto, se siguen hablando al menos 250 lenguas de las Primeras Naciones.

Ser monolingüe es estar en minoría.

Sin embargo, aunque el bilingüismo es la norma humana, sólo recientemente se han difundido pruebas científicas sólidas sobre los beneficios del aprendizaje de idiomas y se han corregido algunas ideas erróneas y mitos comunes.

Sigue leyendo para saber qué dicen las investigaciones sobre los beneficios del bilingüismo en la infancia y para conocer algunos mitos populares que han sido desmentidos.

Los beneficios del bilingüismo

No hay duda de que hablar más de un idioma tiene beneficios sociales, económicos e incluso para la salud.

Los niños que hablan más de una lengua crecen comunicándose más allá de las barreras, trabajando más allá de las fronteras y disfrutando de una mayor variedad de música, arte, humor y amistades. Los humanos adoptaron el aprendizaje de idiomas desde muy temprano para sobrevivir, comerciar y prosperar.

Además de aumentar el capital humano, algunos expertos afirman que hablar varios idiomas puede suponer mayores ingresos. The Economist ha hecho números y ha calculado que saber un segundo idioma puede hacer ganar hasta 128.000 dólares en 40 años.

Como sabemos, el dinero habla, así que para las naciones que quieren comerciar, el dominio de un idioma tiene mayores beneficios económicos.

Un estudio realizado en el Reino Unido reveló que la falta de conocimientos lingüísticos y la suposición de que «todo el mundo habla inglés» cuestan a la economía del país unos 65.000 millones de dólares al año.

También hay cada vez más pruebas científicas que demuestran que el aumento de las vías neuronales generado por el aprendizaje de idiomas retrasa la aparición de la demencia en las personas mayores y permite a las víctimas de accidentes cerebrovasculares recuperar las funciones cerebrales más rápidamente.

Con una mayor comprensión de los beneficios del bilingüismo, el movimiento para celebrarlo y fomentarlo ha crecido en los últimos años. En la actualidad, 44 estados de EE.UU. y Washington D.C. han aprobado el Sello de Bilingüismo, que se otorga a los estudiantes que han estudiado y alcanzado el dominio de dos o más idiomas al graduarse en la escuela secundaria.

Desmontando mitos sobre el bilingüismo

Lejos de confundir al cerebro, los idiomas ayudan a los niños a concentrarse más, a sintetizar mejor la información y a cambiar de tarea más fácilmente.

Los escáneres cerebrales muestran que los bilingües tienen más materia gris. La razón es que al cambiar de idioma se utiliza regularmente la función de «control ejecutivo» del cerebro. Es un «músculo» del cerebro que se fortalece con el uso.

Por eso las investigaciones muestran que los niños canadienses bilingües en francés e inglés superan a sus compañeros monolingües en pruebas cognitivas verbales y no verbales.

Los niños bilingües no se confunden. La mezcla de idiomas es natural y refleja la plasticidad y el ingenio del cerebro humano.

Ser bilingüe no retrasa el desarrollo del habla ni agrava las deficiencias lingüísticas genéticas.

La investigación ha desmontado el mito de que los niños bilingües son más lentos en el desarrollo del habla. Puede que conozcan menos palabras en cada idioma, pero su comprensión de los conceptos en las distintas lenguas es la misma que la de los niños monolingües.

Las investigaciones también demuestran que no hay diferencias en los índices de desarrollo del habla entre los niños monolingües y los multilingües. Algunos niños monolingües sufren retrasos y trastornos del lenguaje, al igual que algunos niños multilingües.

¿Por qué persiste el mito de que los niños bilingües tienen desventajas?

La historia es un factor. Cuando se desarrollaron los estados-nación modernos y los gobiernos necesitaron forjar una identidad cívica común, hicieron hincapié en la primacía de una lengua. En el caso de Estados Unidos, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, se trataba del inglés. A veces, este nuevo fervor patriótico también alimentaba la percepción de que las lenguas extranjeras eran de algún modo sospechosas o significaban deslealtad.

Curiosamente, los niños que hablan varias lenguas muestran más empatía hacia los demás.

Así pues, si aceptamos la teoría de que hablar varias lenguas es normal y ventajoso, ¿cuáles son las mejores formas de exponer a los niños al aprendizaje de idiomas?

Apoyar el desarrollo bilingüe de su hijo

¿A qué edad debe comenzar el aprendizaje de idiomas?

Los bebés de tan sólo cuatro meses pueden distinguir caras que hablan diferentes idiomas. Nunca es demasiado pronto para empezar a exponer a tu hijo a varios idiomas, pero tampoco es demasiado tarde. Parte de la ventaja de aprender un idioma a una edad temprana -además de mejorar la elasticidad de un cerebro en crecimiento- es simplemente que los niños tienen mucho tiempo- para absorber las palabras y conectar con diferentes hablantes. Cuanto más mayor se hace una persona, más se entrometen las obligaciones formales. Pero esto simplemente significa que un niño mayor o un adulto necesita ser más deliberado a la hora de aprender un nuevo idioma.

¿Debo utilizar el modelo «un padre, una lengua»?

No hay consenso sobre un método único, pero sí sabemos que para la adquisición del lenguaje es importante que el niño lo oiga hablar con regularidad. La interacción física y social es el medio más poderoso, pero toda exposición al lenguaje tendrá un impacto.

También es un mito que si un niño no domina por igual dos idiomas, no es bilingüe.

«Algunos bilingües dominan una lengua, otros no saben leer ni escribir en uno de sus idiomas, otros sólo tienen un conocimiento pasivo de una lengua y, por último, una minoría muy reducida, tiene una fluidez igual y perfecta en sus idiomas», escribe el profesor François Grosjean, fundador del Laboratorio de Procesamiento del Lenguaje y del Habla de la Universidad de Neuchâtel (Suiza).

Las lenguas amplían la conciencia.

Hay unas 7.000 lenguas en el mundo, así que, sea cual sea la que aprendas con cualquier propósito, una nueva lengua es una nueva perspectiva de lo que es ser humano. Y nunca se es demasiado humano.

Puede que mis hijos nunca hablen el ruso con tanta fluidez como yo. Pero, en definitiva, no busco la perfección y tú tampoco deberías hacerlo.

Las investigaciones demuestran que pensamos de forma diferente cuando utilizamos distintos idiomas y, con o sin fluidez, los niños bilingües aprenden a amar y vivir en distintas lenguas, lo que literalmente amplía su conciencia.